La resequedad en la piel ¿un problema?

Consumir productos con vitamina A y E ayudan a prevenir este tipo de resequedad.

Productos como cremas o aceites que contengan vitamina E, aloe, lavanda, semilla de uva minimizan los síntomas.

Bogotá Enero de 2017- La piel es un órgano que actúa como barrera protectora aislando al organismo del medio que lo rodea, protegiéndolo y contribuyendo a mantener íntegras sus estructuras, por ende debe ser cuidada y tratada correctamente. Aunque muchas personas están en el día a día buscando diferentes productos para proteger su piel, hay partes de esta que son poco analizadas como los codos y rodillas.

La piel de los codos tiene mayor espesor para proteger el hueso, lo que no sabemos es que en la medida en que esta tenga mayor grosor, es más propensa a la resequedad, además los cambios de temperatura y el roce constante con las superficies que utilizamos para apoyarnos, hace que esta zona se vuelva más áspera y se debe tener un mayor cuidado.

Igualmente, esta es una situación que no solo se presenta en los codos sino también en otras partes del cuerpo como las rodillas, ya que estas áreas están sujetas al roce constante de la piel contra la ropa debido a los movimientos repetidos a lo largo del día, lo que puede generar un engrosamiento de la piel.

Por esta razón, es importante realizar una exfoliación que ayuda a eliminar las células muertas en la piel permitiendo que esta comience a presentar suavidad. Lo recomendable es realizar por 10 días seguidos estas exfoliaciones para empezar a ver cambios.

Seguido a esto, expertos en el cuidado de la piel recomiendan hidratar con cremas o aceites especiales que contengan vitamina E, aloe, lavanda, semilla de uva, entre otros. En el mercado hay productos como Bio Oil, un aceite no grasoso con ingredientes de origen natural como extracto de caléndula, manzanilla, lavanda, romero y vitaminas A y E, que ayudara a mantener estas partes del cuerpo hidratadas.

RECOMENDACIÓN

Para evitar este tipo de resequedades, es recomendable mantener una dieta balanceada con alimentos que contengan vitamina A y E. Si se presenta la hiperqueratosis (engrosamiento de la piel en los codos) es importante visitar un especialista que recomiende un tratamiento especial y adecuado para aliviar los síntomas.